Cogiendo la “cuerda”

Estando rodeada por dos colinas, Lyon no podría dejar de lado algo tan útil como los funiculares. Apodados “cuerdas”, eran cinco los funiculares que conectaban desde el siglo XIX el centro de la ciudad con “la colina que trabaja”, es decir, la Croix Rousse (la “Cruz Roja”), y “la que reza”, o sea, Fourvière.

  • Autor

    Journaliste

  • Actualizado el

    25/02/2016

  • Destino

    Lyon

Dos de las “cuerdas” de la Belle Epoque aún siguen en funcionamiento. Salen desde el barrio de Saint-Jean para después ser engullidas por la colina de Fourvière. Cinco minutos bastan para alcanzar la cima, donde te encontrarás a los pies de la Basílica de Fourvière; coronada por una monumental Virgen dorada, la basílica está decorada con mosaicos de inspiración bizantina e iluminada por seis grandes arañas de latón.

Un magnífico panorama de Lyon te espera desde la explanada, la cual abandonaremos para encontrar, un poco más abajo, el teatro antiguo y el odeón. Los conciertos y espectáculos de las “Noches de Fourvière” toman el relevo cada verano, desde 1994, de los poemas y las obras antiguas del siglo de Adriano.

Aprovecha la oportunidad para vivir un apasionante viaje en el tiempo en el Museo de la Civilización Galo Romana , cuya elegante arquitectura subterránea se une al emplazamiento del parque arqueológico.

La “cuerda” se coge en la estación de metro Saint-Jean.
Museo de la Civilización Galo Romana, 17, rue Cléberg, 69005, Lyon. Tlf.: 04 72 38 49 30.
Noches de Fourvière - www.nuitsdefourviere.com

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Quizá también te interese