EN FOURVIÈRE, TRAS LOS PASOS DE LOS ROMANOS

Cuando descubres que la colina de Fourvière concentra 2000 años de la historia de Lyon, comprendes rápidamente por qué es uno de los lugares imprescindibles de la ciudad. Tampoco nos sorprende que se la conozca como “la montaña mística”

  • La Rédaction OUI.sncf

    Autor

    OUI.sncf

  • Actualizado el

    08/11/2016

  • Destino

    Lyon

Un lugar histórico 

Al principio, la gente acude para admirar las vistas y relajarse, pero vuelve para aprender y descubrir todo el pasado de Lyon. La colina era en su día un punto estratégico explotado por los romanos desde el año 43 antes de Cristo, en el cual fundaron Lugdunum, la famosa capital de la Galia. En aquella época, el lugar estaba irreconocible: los templos, los foros y los teatros dignos de las grandes películas de gladiadores comenzaron a construirse aquí. 

Para poder visualizar mejor un salto tan grande en el tiempo, el sitio arqueológico de Fourvière y el Museo Galo Romano son paradas obligadas. Esta colina todavía no ha revelado todos sus secretos, ¡y no es de extrañar! A finales de 2015, varios arqueólogos descubrieron una necrópolis que data del siglo V. 

Un lugar tranquilo, símbolo de Lyon 

La basílica de Fourvière está allí asentada, majestuosa, visible incluso desde el punto más bajo de Lyon. Esta basílica hace las veces de observatorio para las vistas más impresionantes de la ciudad y de los Alpes, a casi 290 metros de altura desde su atrio (es decir, casi la misma altura que la torre Eiffel). Podemos acceder a ella tanto a pie (para los más valientes) como en funicular, o en “la cuerda”, como lo llaman aquí. 

Los lioneses acuden a la colina para disfrutar de las excepcionales vistas y, sobre todo, para relajarse y tomar el sol. Pícnics y bronceado durante los días de sol, paseos por los magníficos jardines del Rosario… Cualquier plan es perfecto para disfrutar de un momento de calma en las alturas de Lyon. También podrás encontrarte con peregrinos cristianos, ya que la colina de Fourvière es un lugar en el que se rinde culto a la Virgen María desde el siglo XII. Una prueba más de que historia, religión, descubrimientos y calma son las palabras clave de este lugar imprescindible que no te puedes perder.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Quizá también te interese