Fin de semana romántico en Marsella

Gracias a su situación privilegiada entre el mar, las calas y la garriga, Marsella representa un destino ideal para un fin de semana en pareja. Comidas a orillas del mar, paseos acogedores, escapadas secretas: descubre nuestras direcciones románticas en la ciudad foceana.

  • Autor

    Journaliste

  • Actualizado el

    02/11/2015

  • Destino

    Marseille

¿Dónde declarar tu amor?

Desde lo alto de Notre-Dame de la Garde, aprovechando la vista de todo Marsella. Para acceder a este lugar desde el centro de la ciudad, elige el itinerario sur, el más secreto y romántico. Desde el Puerto Viejo, ve hacia la basílica a través del Jardin du Bois Secré, un pinar en la ladera de la colina que esconde numerosas vistas de la ciudad y de la “Buena madre”, como llaman los lugareños a la estatua de la Virgen sobre la cumbre de la basílica. El paseo dura aproximadamente una hora y media.

Para causarle una gran impresión

¿Quién puede resistirse a un paseo de enamorados por las calas durante la puesta de sol? Localanque propone el alquiler de veleros y barcos motorizados con o sin patrón para una escapada romántica. Aprovecha para hacer un alto en Vallon des Auffes, un pequeño puerto pesquero con aspecto de tarjeta postal a dos kilómetros del Puerto Viejo.

Para disfrutar de un auténtico instante de intimidad, nada mejor que detenerse en el Château Berger, en la cornisa (281 corniche du président John Fitzgerald Kennedy). Baño turco, spa, masajes: ¡déjate mimar!

¿Dónde besarse?

El parque Borély es un símbolo para todos los marselleses… y el marco ideal para las citas en pareja. Marcel Pagnol ya contó en su película La gloria de mi padre (La Gloire de mon Père) cómo la tía Rose y el tío Jules se veían en el parque Borély. Alquila una barca para darte un beso en secreto en el lago, rodeado de patos, cisnes y ocas.

¿Dónde tener una cena romántica?

Desde el barrio de la Madrague, coge el serpenteante y bonito camino a orillas del mar hasta el pequeño puerto pesquero de Goudes. Toma el aperitivo en la terraza del bar 20 000 Lieux (12 boulevard Alexandre Delabre) para admirar cómo se pone el sol en este trocito del paraíso.

Luego acércate al restaurante L’Auberge du Corsaire-Chez Paul (35 rue Désirée-Pellaprat), situado junto al agua al lado del puerto, con vistas a las embarcaciones tradicionales marsellesas. Te proponemos: Los pescados de la pesca del día y los deliciosos tallarines con almejas.

¿Dónde dormir?

Déjate mecer por las olas en una de las dieciséis habitaciones con vistas al mar del exclusivo Relais & Châteaux de Marsella. Situado en la cornisa, el hotel de 5 estrellas Le Petit Nice Passédat ofrece una piscina exterior climatizada, un acceso directo al mar y una vista fabulosa de las islas de If y Frioul. Y lo que es mejor: puedes también degustar la cocina yodada del dueño del lugar, Gérald Passédat, único chef marsellés con tres estrellas en la Guía Michelin.
 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Quizá también te interese