Ideas para disfrutar de tu verano en Dieppe en Normandía

Belleza al natural
La costa de Albâtre bordea el país de Caux. Es una costa salvaje de 100 km de acantilados con 100 metros de altura de piedra caliza en la que dominan las aguas turquesas. Estamos en un entorno de pesca y de personajes de Maupassant. Es una costa protegida con paisajes excepcionales.

  • La Rédaction OUI.sncf

    Autor

    OUI.sncf

  • Actualizado el

    01/12/2016

  • Destino

    Dieppe

Dieppe y su barrio de pescadores

Dieppe fue – mucho antes que Deauville – la primera ciudad costera vacacional ¿?? balneario de los parisinos.
Es una ciudad totalmente volcada hacia el mar, con un puerto repartido entre cuatro actividades principales: la pesca y las traineras, los ferris que cruzan el canal de la Mancha, las embarcaciones de recreo, el comercio y sus (escasos) cargueros.

El casco antiguo es el barrio del Pollet, una parada ineludible. Se trata de una isla artificial bordeada por canales y unida a la orilla mediante dos antiguos puentes, uno de ellos giratorio y construido por Gustave Eiffel.

El ambiente es industrial, con calles bulliciosas llenas de historias de pescadores. Podrás disfrutar de la especialidad local, las afamadas vieiras – en el Bistrot du Pollet, rue Tête-de-Boeuf.

Bañarse en Dieppe, en la costa de Albâtre

Las "valleuses" (valles secos) son las partes de la costa donde el inmenso acantilado vuelve a descender, permitiendo un acceso al mar. La de Vasterival es verdaderamente espectacular: un pasillo de 7 m de ancho entre dos grandes paredes de piedra caliza que desemboca en una escalera, casi totalmente sumergida con la marea alta.

Desde ahí, podrás tirarte directamente al mar... Salvo que prefieras esperar a la marea baja para pasear por la playa. Pero ten cuidado con el acantilado: retrocede una media de un metro por año, provocando desprendimientos esporádicos. Para andar sobre seguro, camina siempre a una distancia igual a la mitad de a la altura del acantilado. Por ejemplo, si un acantilado mide 80 m, deberás caminar por la playa a una distancia de 40 m...

Nuestro paseo flechazo

Es una aldea situada entre dos acantilados y el mar, oculta bajo los árboles, las Petites Dalles. Se trata de una de estas pequeñas aldeas que uno pasaría de largo...

Sin embargo, Claude Monet y varios impresionistas se han detenido aquí, inspirados por su belleza. Las casas muestran su personalidad normanda de arquitectura balnearia, reforzada si cabe por las pequeñas cabinas de la playa.

Ven a descubrir esta aldea al caer el día, con la puesta de sol iluminando el acantilado enrojecido por el hierro de la piedra caliza.

Sigue el caminito para ascender por el acantilado (cara sur) a través del campo y disfruta de un paseo auténtico y salvaje con vistas en picado al mar. Te garantizamos el romanticismo.

Paseo con viejas naves a Fecamp

Antaño, este puerto era el punto de salida de inmensos barcos preparados para campañas de 9 meses hasta las costas de Canadá en busca del bacalao.

Se denominaban Terre-neuvas y la ciudad les dedica un emotivo museo que no te puedes perder (boulevard Albert 1er).

A la salida y desde el mes de abril, podrás embarcarte en un viejo buque pudiendo llegar hasta Etretat (4 horas de navegación). Descubrirás esta costa salvaje bajo un nuevo prisma. Puedes hacer tu reserva en la oficina de turismo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!