Los 3 mejores paseos de París

En verano, París se convierte en el reino de los caminantes, ya sean turistas o parisinos; se recorre la ciudad de cabo a rabo. Equípate con un buen calzado. Te mostramos nuestros 3 paseos parisinos preferidos.

  • Autor

    OUI.sncf

  • Actualizado el

    25/03/2016

  • Destino

    Paris

Los Berges de Seine en familia o con amigos

Por Laurianne Barbier

Desde su creación en junio de 2013, en pleno centro de París, los Berges de Seine se han convertido en un auténtico punto de encuentro. Allí puedes reunirte con la familia o tus amigos para actividades que se renuevan constantemente. Se puede ir a hacer una siestecita en los espacios zen, a deambular por los jardines flotantes, a que nuestros pequeños alpinistas en ciernes se suban al muro de escalada instalado bajo el puente de Les Invalides o a festejar su cumpleaños en los tipis (reservables en el sitio de los Berges). Para los adultos, se ofrecen cursos de puesta en forma o de ejercicio, como el yoga, el boxeo, el fitness... Y los que solo quieran dar un paseo y deambular disfrutando de los días de sol, también pueden elegir la opción de relax en una de las tumbonas de las cafeterías instaladas en las orillas.

Atmósfera en el canal Saint-Martin

Por Laurianne Barbier

A lo largo de más de 4 km, el canal Saint-Martin une el estanque de La Villette al del Arsenal. Antaño un barrio popular, se ha vuelto burgués-bohemio, pero ha sabido conservar un cierto romanticismo, ya sea por el chapoteo del agua, sus barcos que esperan pacientemente para pasar por las 9 esclusas, o incluso por sus pequeños cafés alineados a lo largo de las riberas. En las noches de verano, todo el mundo se reúne allá para ir de pícnic y tocar música. Parece que se esté en el campo en pleno París hasta que nuestra mirada se detiene en la tienda llamativa de Antoine & Lili (95 quai de Valmy), donde también se pueden encontrar objetos decorativos, ropa y calzado de moda. Para tomar un vaso en una terraza o picar algo, puedes detenerte en la dirección moderna e imprescindible del barrio, Chez Prune (36 rue Beaurepaire) o alejarte un poco del canal para probar esta pequeña cafetería sin pretensiones pero muy agradable, abierta por un neoyorkino, el Bob’s Juice Bar (15 rue Lucien Sampaix). Prueba los cócteles vitaminados de zumo de verduras o los rollitos vegetarianos (futomaki). Las sopas y los zumos de fruta están divinamente frescos. Un buen lugar, no muy caro, para descubrir en el barrio. Terminaremos con una copa en la terraza del Hôtel du Nord para encontrar una cierta “atmósfera”, como en la película homónima.

Resistencia urbana en la Butte-aux-Cailles

Por Reza Afchar Naderi, periodista

A diferencia de Montmartre, esta colina no ha sabido conservar sus molinos, que antaño hacían compañía al camino de La Bièvre, oculto desde hace mucho tiempo por culpa de la contaminación persistente. Da igual, porque este bastión pintoresco que resiste contra viento y marea a las construcciones de hormigón, los restaurantes de comida rápida y otros engorros, ha sabido conservar su alma parisino-proletaria.
Entre los distritos n.º 12 y 13, la red de callejuelas estrechas lleva hasta el centro del barrio a través de la calle de La Butte-aux-Cailles, donde toda una población de artistas modernos ha dejado huella. Como prueba, los grafitis y creaciones con plantilla que decoran los muros de algunas calles pavimentadas.
Los bares crean aquí una animación parisina que cada vez se ha vuelto más rara por el peso de la globalización cultural y de la uniformización de gustos y sabores.
Entre las arquitecturas imprescindibles figuran, frente a la Butte, el establecimiento de Les bains-douches (5, plaza Paul Verlaine) de arquitectura 100 % art déco. En la misma plaza hay una fila permanente de personas que acuden para llenar sus garrafas de agua fresca de la fuente, que proviene de una fuente subterránea a 600 m de profundidad.
Falsos entramados en la fachada y techos en pendiente: te encuentras frente al elegante barrio de la Pequeña Alsacia, con 40 pabellones dispuestos según el modelo de las ciudades jardín. En la cima, en la azotea de un edificio de la calle Barrault, en el n.° 22, se encuentra La Pequeña Rusia, una planta cerrada mediante cerradura electrónica que, sin embargo, se puede visitar en las jornadas de puertas abiertas de talleres de artistas.
La Ciudad floral, por su parte, abre las puertas de un pequeño universo exuberante con nombres de callejuelas que cantan: rue des Glycines (calle de las Glicinias), rue des Liserons (calle de las Enredaderas), rue des Volubilis (calle de las Campanillas)... Una jungla urbana en miniatura donde el verde reina como amo y señor en todas las casas y pabellones: cada uno hace gala de su propia gama cromática.

Un lugar de culto: Le Temps des cerises

Una cocina informal para disfrutar y degustar en el bistró emblemático de la Butte-aux-Cailles. El establecimiento, una cooperativa obrera nacida en 1976, por iniciativa de un pequeño grupo de anarquistas, cultiva aquí una cocina casi obrera en un ambiente popular de buena calidad. Codo con codo. Que se abstengan los finolis.
18 rue de la Butte-aux-Cailles - 75013 París
+ 33 (0)1 45 89 69 48

Descubre también nuestra selección de paseos “París naturaleza”.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Quizá también te interese