Los faros: los tesoros de Bretaña

¿Tienes ganas de conocer uno de los mayores atractivos bretones? Sigue la ruta de los faros y encontrarás para todos los gustos: desde el más bonito al más impresionante; del gigantesco al más pequeño, ¡la península del oeste francés te espera para recibirte con su brisa marinera! 

  • Autor

    Rédaction OUI.sncf

  • Actualizado el

    30/03/2017

  • Destino

    Guilers

Bretaña es la región cuyas escarpadas costas esconden los faros más emblemáticos de Francia.

El faro de doble cara

Comienza la ruta por el faro de la Croix, ubicado en el norte de Bretaña y en la desembocadura del río Trieux, a unos veinte minutos de la localidad de Guingamp. Es muy reconocible porque la parte este de su torre está pintada de blanco y durante el final de la Segunda Guerra Mundial la armada alemana destrozó la parte superior. El faro de la Croix está situado al lado del faro de Bodic, y funcionan sincronizados.

Phare de la Croix, Bretagne, France

El más atípico

Ubicado a dos pasos del de la Croix se encuentra el faro de Bodic con una altura de 48 metros. Se construyó en 1947 para reemplazar a un faro del siglo XIX que había anteriormente y que quedó destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Su arquitectura es una mezcla sorprendente de dos estilos: una estructura con aspecto de cohete en posición de despegue combinada con materiales auténticos. Este faro bien merece una visita, porque desentona con la arquitectura tradicional bretona. 

El mejor situado

El faro de Pontusval está situado en medio de uno de los recorridos costeros más bonitos del norte de Bretaña entre la magnífica bahía de Brignogan y el antiguo pueblo de pescadores de Ménéham. Este faro forma parte de la lista de monumentos históricos desde 2011 y se alza en mitad de las rocas, que han adquirido una original forma fruto de las tempestades. Se trata de un edificio sencillo pero lleno de encanto, que sorprende a los visitantes que no esperan encontrarse nada en esta parte desértica de la costa.

Phare de Pontusval, Bretagne, France

El más famoso del lugar

El faro de Ar Men, que forma parte del patrimonio histórico es, sin duda, es más conocido de toda Bretaña. Está situado en medio del mar, aislado en la isla de Sein, en el extremo de Finisterre, y hace frente a todas las mareas del Atlántico. Es un emblema de la región, y su nombre “Ar Men” significa piedra en bretón. Aunque sea de difícil acceso, es digno de postal, ¡y se puede descubrir con una excursión en barco!

El más imponente

Con su punto más alto a 70 metros del mar, el faro del Cap Fréhel garantiza la seguridad de la bahía de Saint-Brieuc, y forma parte de la lista de monumentos históricos desde 2011. Está abierto al público de abril a noviembre y ofrece unas vistas grandiosas del cabo los días despejados. Desde arriba da la impresión de estar en el fin del mundo, con los acantilados y el mar debajo.

Phare de Fréhel, Bretagne, France

El histórico

Situado justo al lado de las ruinas de una abadía benedictina, el faro Saint Mathieu está ubicado en un marco fuera de lo común cerca de la población de Plougonvelin. Este faro cuenta con una torre del año 1835, y el conjunto entero transmite la sensación de llevar a hombros el peso de la Historia a través de este trozo de tierra aislada en Finisterre. Dato curioso: el faro aparece como telón de fondo en un programa de televisión francés sobre el mar y los océanos, que se llama Thalassa.

Phare de Plougonvelin, Bretagne, France

El más alto

El faro de Isla Virgen, con sus 82,5 metros, es el más alto de Europa y tiene la torre de piedra más elevada del mundo. Prepárate para una subida deportiva, porque sus 365 escalones requieren energía, aunque el esfuerzo se ve recompensado con las vistas. Se puede acceder a Isla Virgen en barco o a pie, aunque este último solamente los días de grandes mareas: ¡cuidado con mojarte los pies!

Phare de l'ile vierge, Bretagne, France

El más resistente

Cercano al municipio de Pont-l'Abbé, el faro de Eckmühl es el más resistente de Bretaña. Su nombre viene dado por la rica familia bretona que lo financió, y desde su parte más alta se puede disfrutar de una vista sin igual del País Bigouden. Eso sí, ¡ten en cuenta que el viento sopla fuerte en esa zona! Se construyó para proteger una de las vías marítimas más peligrosas de Francia y hoy en día es, además, uno de los monumentos más visitados de Finisterre.  

phare d'Eckmhul, Bretagne, France

El más pequeño

Situado en la isla de Groix, en el extremo de la Croix y frente al mar, se encuentra el faro más pequeño de Bretaña y de Francia. Con solamente cuatro metros de alto, dirige a los navíos al extremo noreste de la isla. Pese a ser el orgullo de Groix, el faro no admite visitas… ¡de todos modos, el tour sería demasiado corto! Lo que sí que se puede hacer es dar un paseo por esta hermosa isla bretona hasta la punta de la Croix.

El más goloso

De todos los faros, el far bretón es el que levanta más pasiones. El farz forn (en bretón) es primo hermano del clafoutis (tarta típica francesa) y se puede degustar en sus diferentes variantes, todas muy apetitosas, la más conocida es la que contiene ciruelas. Sus ingredientes principales son huevos, leche, harina y azúcar, unos componentes baratos para hacer un plato económico que se ha convertido en tradición culinaria de la región. 

Far breton, Bretagne, France
 

Nuestro top 10 de faros en Bretaña:

•     El faro de la Croix (Costas de Armor)
•     El faro de Bodic (Costas de Armor)
•     El faro de Pontusval (Finisterre)
•     El faro de Ar-Men (Finisterre)
•     El faro de Cap Fréhel (Costas de Armor)
•     El faro de la pointe Saint-Mathieu (Finisterre)
•     El faro de Isla Virgen (Finisterre)
•     El faro de Eckmühl (Finisterre)
•     Le feu de la pointe de la Croix (Morbihan)
•     El faro bretón (Bretaña)

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!