Los pequeños balnearios de la Bretaña Francesca

Pequeñas playas vírgenes azotadas por el viento y las olas; inmensas extensiones de arena blanca que se fusionan con un mar turquesa. Bretaña cuenta en sus costas con pequeñas playas vírgenes azotadas por el viento y las olas e inmensas extensiones de arena blanca que se fusionan con su mar color turquesa. ¡Descubre sus balnearios!

  • Autor

    Rédaction OUI.sncf

  • Actualizado el

    25/04/2016

  • Destino

    Dampierre-en-Yvelines

Belle-Ile-en-Mer

La playa de Grands-Sables es digna de visitar por su forma de media luna y su arena de gran finura. Se encuentra próxima a Locmaria y, por lo tanto, al sur de la isla.

Si lo que nos gusta es el surf y el body-board, optaremos por la playa de Donnant. Cuidado con las corrientes, pueden ser peligrosas. Con la marea baja, la playa es un auténtico espacio de juego para los niños, ya que el mar forma pozas de agua llenas de pequeños cangrejos y gambas que los niños podrán disfrutar atrapando con sus redes.

No faltan opciones para los niños. En la Costa Salvaje podrá elegir entre la playa de Herlin o la de Port-Kerel. Se hace pie durante un buen trecho y el agua es más cálida que en otros lugares; ¡creedme que esto es algo importante en Bretaña!

El archipiélago de Glénan (la Tahití bretona) en el sur de Bretaña

El archipiélago de Glénan es un importante enclave turístico en Bretaña. Las doce islas que lo componen, la transparencia de las aguas de su albufera y la blanca arena de sus playas nos harán creer que estamos en la Polinesia. En verano, los transbordadores dejan a los veraneantes en el islote Saint-Nicolas.

Aquí, la naturaleza es de una riqueza deslumbrante. En abril florece allí el narciso de Glénan, una flor blanca característica del archipiélago. Las islas Glénan también son un lugar de anidación privilegiado en el que podemos observar numerosas aves.

Playa de Grands Sables en la isla de Groix

En la isla de Groix, situada a lo largo de Lorient, las playas y las calas rivalizan en belleza. Encontraremos las playas más al este de la isla. La playa de Grands Sables es sin duda una de las más bellas de la isla. Es la única playa convexa de Europa, es decir, que es más ancha en su centro que en sus extremos. Su fina arena fina presenta tonalidades que van desde el granate al blanco y termina en un agua transparente. Una auténtica albufera en Bretaña.

Saint-Malo y sus murallas

Enclave histórico y legendario, cuna de Chateaubriand, precursor del Romanticismo, Saint-Malo destila un ambiente propicio para la ensoñación y el romance. Sus murallas intactas proporcionan a los amantes un perfecto lugar de paseo.

Desde lo alto de las murallas, podemos admirar la isla de Grand Bé, un montículo rocoso al que se puede acceder cuando baja la marea y que debe su fama a Chateaubriand, quien se encuentra allí enterrado desde 1848.

Si quieres admirar las murallas de Saint-Malo desde el mar, también puedes optar por el kayak. La inexpugnable vista sobre la ciudad corsaria merece sin duda cada golpe de remo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Quizá también te interese