Nuestras mejores experiencias en Bruselas

Alex, nuestro reportero de viajes, te da las mejores direcciones gastronómicas, las visitas culturales y otras experiencias bruselenses que no te puedes perder.

  • Autor

    Rédaction OUI.sncf

  • Actualizado el

    27/07/2017

  • Destino

    Wezembeek-Oppem

La capital de Bélgica y de la Unión Europea es una ciudad cosmopolita, de tamaño manejable, repleta de cosas sorprendentes por descubrir. Sigue nuestra guía que te ofrecerá todos los planes y secretos escondidos de Bruselas...

Celebridad local: el Manneken-Pis

Comienza tu ruta por Bruselas en la Grand Place, una visita imprescindible. Un poco más lejos, en la intersección de rue de l'Étuve con rue du Chêne se encuentra la estrella local: ¡El Manneken-Pis! Menos famosa, pero también muy graciosa, en el callejón de la fidelidad descubrimos a la Jeanneken-Pis, el equivalente femenino del Manneken-Pis.

Del barrio de Marolles al barrio de Sablons

Dirígete al barrio de Marolles, es el típico barrio que nos encanta porque está repleto de anticuarios y de tiendas de decoración vintage. Pero su principal atractivo es el mercadillo que se celebra todos los días de 7:00 a 14:00, en la plaza Jeu de Balles, donde quizás podrás encontrar tesoros raros, ¡si eres un buen buscador de gangas!

Puedes comer en el barrio del Sablon, de arquitectura típica, y para tomar un chocolate, dirígete a la chocolatería Pierre Marcolini (Place du Grand Sablon, 39, 1000 Bruselas). La casa Marcolini es el último artesano chocolatero de Bélgica que trabaja a partir de los granos de la mazorca de cacao.

Cultura en ebullición en la plaza Koningsplein

Si eres aficionado al turismo cultural, dirígete a la plaza Koningsplein. Aquí se encuentran el palacio de Carlos V y los dos célebres museos de instrumentos de música del artista Magritte. Para tomar un café o un aperitivo entre visita y visita, toma la calle de Namur (pequeña calle que remonta en el ángulo de la plaza) y detente en el encantador y colorido café JAT.

Musée Magritte, Bruxelles, Belgique.

Otro enclave cultural mucho menos conocido pero muy insólito es el rincón de los museos del Extremo Oriente, el cual alberga maravillas como la torre japonesa, el pabellón chino y el museo de arte japonés. Y en la misma zona, visita el Atomium, ¡que se encuentra justo al lado! Y si te acompañan los más peques, da una vuelta por Mini-Europe, un parque en lasa afueras donde se encuentran, en miniatura, los monumentos más célebres de Europa.

Comer patatas fritas o beber una cerveza

En la pausa para el almuerzo, visita la Maison Antoine (Place Jourdan 11040 Bruselas), un restaurante típico de patatas fritas, el mejor de todo el país. Como anécdota decir que Jacques Chirac solía ir a comer una ración durante sus visitas oficiales a Bélgica. Lo más practico es que la place Jourdan se encuentra a dos pasos de la Unión Europea. Aprovecha entonces para pasearte por el Parque Leopoldo y pasa delante de la curiosa casa de un bruselense en mitad de las torres de acero.

Después puedes ir al mercado de St. Géry (Plaza Saint Géry, 1 1000 Bruselas), el antiguo mercado que fue reconvertido en un espacio de bares y restaurantes, donde encontrarás juegos de ajedrez, revistas gratuitas y exposiciones temporales.

Por la noche, te recomendamos La Mort Subite (Rue Montagne aux Herbes Potagères, 7 1000 Bruselas), un restaurante típico muy agradable. Otras brasseries 100 % bruselenses son A la Bécasse, un bar con una entrada discreta en la rue Tambora, donde se encuentra el callejón de la fidelidad (exacto, el mismo donde se encuentra la Jeanneken-Pis), todos los bares de este callejón lucen los colores de la famosa cerveza Delirium.

Resumiendo, estas son nuestras mejores experiencias en Bruselas:

• Visitar el Manneken-Pis
• Pasearse por el barrio de Marolles y el barrio de Sablons
• Comer patatas fritas o beber una cerveza

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!